10 de maio de 2012

La realidad de las finanzas para el clima – Experiencias de los países en desarrollo

(in ForoAOD)

Desde las negociaciones sobre el celebradas en Cancún en 2010, los responsables políticos y analistas se centran en la gran expectativa de los 100 mil millones de dólares: Si los acuerdos se cumplen, esta cantidad estaría disponible en 2020 para que los países en desarrollo promuevan el desarrollo verde de bajas emisiones y un uso reducido de carbono (”mitigación”) y puedan hacer frente a los cambios cada vez más severos en los patrones climáticos, incluyendo el impacto de los desastres naturales cada vez más frenéticos (”adaptación”). 

Hoy en día, uno de los grandes interrogantes gira en torno a las capacidades necesarias para que la gestión de estos recursos se eficaz (el “financiación para el clima”). Y más importante aún, cómo los países pueden diseñar, implementar y rendir cuentas sobre un desarrollo resiliente al clima y bajo en carbono de forma efectiva, independientemente de cómo se financian, ya sea a través de recursos externos o con recursos propios.

En un diálogo muy inspirador que a invitación del Gobierno de Honduras tuvo lugar la semana pasada en Tela, una ciudad hermosa en la costa del Caribe, más de 90 responsables políticos y profesionales de 26 países intercambiaron sus experiencias con la gestión eficaz del financiamiento para el clima. Buscando sinergias entre las políticas de y desarrollo, estos pioneros de América Latina y el Caribe, así como de Asia y el Pacífico, compartieron lecciones aprendidas e innovaciones en tres áreas clave:

  • ¿Cómo se pueden diseñar y poner en práctica estrategias y planes de acción de con una fuerte orientación a los resultados, bajo el paraguas de las políticas de desarrollo, sobre todo en los sectores más críticos?
  • ¿Cómo se pueden coordinar los ministerios y otros actores nacionales relevantes para el alcance de las prioridades del , por ejemplo a través de los comités interinstitucionales?
  • ¿Cómo se puede integrar las del en los presupuestos nacionales y sectoriales, y cuáles son las experiencias con mecanismos financieros innovadores, tales como los fondos nacionales?
Con base a lecciones sistematizadas antes del diálogo (véase este resumen regional con ejemplos de los países [pdf]), los participantes tomaron una nueva mirada a la agenda del financiamiento para el clima. Las discusiones en Washington DC y Europa no suelen comprender adecuada los contextos nacionales y locales. Como contraste, en el Dialogo de Tela participaron expertos de los ministerios de Medio Ambiente, , Planificación, y Relaciones Exteriores, quienes dieron buenas noticias: Hay mucho progreso en la coherencia de políticas a nivel de país y se están logrando sinergias importantes entre distintas instituciones de los gobiernos. Este es sin duda una energía transformadora vital que merece mayor apoyo y reconocimiento por parte de la comunidad internacional.

Al mismo tiempo, el Diálogo de Tela generó un cierto consenso de que no son sólo los países que necesitan invertir en sus capacidades, por ejemplo cuando se trata de medir, informar y verificar (MRV) el avance en las prioridades del . También los actores globales y bilaterales deben dejar atrás el discurso cómodo de los modelos únicos (blueprints) y, en sus propias instituciones, romper la artificial separación de y desarrollo. Por encima de todo, la comunidad internacional necesita urgentemente aprender de las experiencias nacionales y locales para entender mejor lo que funciona y lo que no funciona.

De hecho, el financiamiento para el clima puede beneficiarse de las lecciones que se han aprendido, a veces dolorosamente, en torno a la de la cooperación al desarrollo. Para los países en desarrollo, simplemente no tiene sentido seguir desconectando el del desarrollo, por mucho que los discursos globales, cada vez más improductivos, se resistan a una mayor consonancia de ideas y propuestas. Demasiado valiosas son las oportunidades en un gran número de países para alcanzar los objetivos de ambos, el y la reducción de la pobreza. Y demasiado alto sería el costo, si las políticas globales ‘de toda la vida’ continúan distorsionando los esfuerzos de los países y evitando que los contribuyentes globales y bilaterales participen en los mismos de una manera adecuada.

Con vistas a las próximas semanas y meses, los expertos gubernamentales acordaron construir una red informal de intercambio sobre el financiamiento para el clima, en la que podrán participar profesionales de todos los ministerios y otras instituciones nacionales (ver las conclusiones de Tela aquí). También se ampliarán los estudios sobre las experiencias de los países. Por otra parte, se analizarán las barreras de una gestión eficaz financiación para el clima, que pueden encontrarse tanto en los países como en las fuentes externas. Con estos insumos, los participantes prevén reunirse nuevamente para debatir de forma focalizada los retos y oportunidades específicas, tales como el uso de los fondos nacionales, el uso adaptado de MRV, y la creación de mecanismos nacionales de coordinación, entre otros temas.

————————
Aquí [pdf] podrá conocer las experiencias de país debatidas en Tela. Las conclusiones del Diálogo se pueden ver aquí.
————————