18 de junho de 2013

¿Las tres Españas?



FACHAS: Los que tienen el control total, manejan la mayoría de medios, y en consecuencia, son creadores de la opinión pública española. No notan la falta de apoyo del mundo de la cultura, tienen una legión de periodistas profesionales a las órdenes del capitalismo más feroz, tienen la sartén por el mango desde 1939. La mayoría de ellos provienen de la dictadura, y son nostálgicos de ella, son quienes tutelaron la mal llamada “Transición a la democracia”, y corrompieron a los PROGRES para arrastrarlos a sus intereses y así poderse repartir el pastel, dando al nuevo régimen un falso barniz de democracia y pluralismo.





PROGRES: El colaborador necesario del capitalismo, se autodefinen oficialmente “de izquierdas”, pero aceptan la bandera bicolor, la monarquía y todas las imposiciones del Franquismo en la transición. También les une a los FACHAS el unionismo español nacionalista e intransigente, apoyan a la derecha en Latinoamérica y coquetean con la extrema derecha contrarrevolucionaria de Miami, llaman dictadura a Venezuela, Ecuador y Bolivia, son financiados por las grandes multinacionales para defender sus intereses neoliberales allí y atacan con fiereza a quienes se oponen a ellos. Tienen menos medios en su poder que los FACHAS, pero una gran masa del mundo de la cultura y del humor, lo que les hace poseedores de una poderosa arma para contaminar mentes a través de espacios aparentemente de humor para inyectar la doctrina neoliberal y mantener intacta esa falsa imagen de izquierda. Los encargados de este papel son los bufones del sistema, Wayoming, Jordi Évole o Buenafuente. Son la piedra angular que sostiene el sistema capitalista.





LA RESISTENCIA: Son la flota rebelde contra el imperio, los únicos que denuncian la farsa de la Transición. FACHAS y PROGRES les superan en número (diez a uno en proporción), tienen a todos los medios en su contra, y su capacidad de reacción es limitada o nula, ya que no disponen a penas de recursos, y cuando tienen capacidad de respuesta, sus medios son cerrados, al igual que sus adhesiones desde el mundo de la cultura tienen problemas con la justicia y la policía sistemáticamente. Pero tienen un punto a su favor, a FACHAS y PROGRES les pagan por ir contra ellos, a estos no les paga nadie, nunca han dejado de luchar y cada día son más. ¿Podrán ganar la batalla?