22 de julho de 2013

Huertos entre el asfalto



Esther Vivas

Hay vida bajo el asfalto, aunque, a veces, parezca mentira. Los huertos urbanos, que proliferan día a día en nuestros barrios y ciudades, así nos lo demuestran. Un ejemplo más de la voluntad de reconstruir los vínculos entre el campo y la ciudad, la naturaleza y las personas, ante un urbanismo que nos fragmenta y aísla.

Los huertos urbanos, sin embargo, no son algo nuevo. Nuestras abuelas y abuelos, llegados del campo, trabajaban a menudo su pedazo de tierra en las ciudades en el posfranquismo. No lo llamaban "huerto urbano", pero la función, salvando las distancias, de alimentarnos de lo que nos da la tierra era la misma. Hoy, años después, estas experiencias han tomado, de nuevo, fuerza y, a caballo entre la moda y una opción de vida, se hacen un hueco entre el cemento de los municipios.

Podéis seguir leyendo el artículo aquí.