2 de agosto de 2013

Grupos de consumo: yo decido



Esther Vivas

Queremos decidir sobre lo que comemos, de dónde viene, cómo ha sido cultivado, por quién, cómo se establece el precio. En un mundo globalizado, donde la distancia entre producción y consumo es cada día más larga, hay muchas personas que se preguntan sobre el origen de los alimentos. Los grupos y las cooperativas de consumo agroecológico, que en los últimos tiempos se han multiplicado en todo el Estado español, son la mejor expresión de esta voluntad de recuperar la capacidad de decidir sobre nuestra alimentación.

Se trata de vecinos de un barrio o de una ciudad que se ponen de acuerdo para comprar directamente a uno o varios agricultores de su entorno, y apostar por otro modelo de agricultura y consumo, organizándose a partir de asociaciones o de sociedades cooperativas. Algunas tienen personal remunerado, la mayoría no. Son experiencias que fortalecen las relaciones sociales en el territorio, que promueven la economía solidaria, que generan nuevos puestos de trabajo en el campo en plena crisis económica.

Seguir leyendo el artículo aquí.