26 de novembro de 2013

Sin luz al final del túnel



Esther Vivas | Público

Un mantra se repite: “Hay luz al final del túnel”. Otro le sigue: “Llegan los brotes verdes”. Y uno más: “Lo peor ya pasó”. Pero, el tan cacareado final de la crisis nunca llega. Cuando lo haga, si los planes de quienes recortan a diestro y siniestro se cumplen, implicará más precariedad laboral, exiguos servicios públicos, menos derechos democráticos, nulas ayudas sociales.

Tal vez  sí haya luz al final del túnel pero, como bien dice el filósofo Slavoj Žižek, es más bien la de un tren que viene a toda velocidad a estrellarse contra nosotros. Un tren que arrasa con derechos que había costado décadas de conseguir, con vidas truncadas por el paro, los desahucios, el hambre, la pobreza, con sueños de futuro. Un tren que avanza veloz y sin retrasos.

Seguir leyendo el artículo aquí.