25 de dezembro de 2013

¿Feliz Navidad?


Esther Vivas


"Feliz Navidad, feliz Navidad, feliz Navidad, próspero año y felicidad" dice la canción. Y yo me pregunto, ¿feliz Navidad? ¿Seguro? 

Me resulta difícil imaginar unas felices fiestas para los casi seis millones de parados, para esas 532 familias que son desahuciadas diariamente, para los doces millones de personas que viven en situación de pobreza, para los cuatro millones que no pueden pagar ni la luz ni la electricidad. ¿Próspero año nuevo cuándo cuatro de cada diez parados no reciben ningún tipo de ayuda económica? ¿Cuándo se calcula que más de un millón de personas no tienen qué comer o tres millones viven en la calle?

Pero, ¡es Navidad! Olviden su presente: "Aquí está la navidad, pon tus sueños a jugar". Y si no murieron de miedo tras ver el anuncio, qué mejor que comprar un boleto de la Lotería Nacional e invertir su dinero, aunque sea poco, en el juego. Millones de euros en premios. ¿Qué haría usted si le tocara el Gordo? Sueñe, aunque la probabilidad de que eso pase sea la de una entre cien mil. Y si no le tocó, tiene otra oportunidad con la Lotería del Niño o espere al año que viene y juegue de nuevo.


Nos cuentan que la Navidad es amor, compartir, afecto, dicha, reencuentro. Es ese hijo que "vuelve a casa vuelve por Navidad", si puede, como los turrones. O ese otro que aparece por sorpresa tras la puerta, extrañando el olor a café, "el aroma que nos une". Como dice el anuncio: "Desde que empezó la crisis, más de un millón de jóvenes han tenido que abandonar el país". Lo afirma la misma multinacional, que como muchas otras, precariza el empleo, nos deja sin trabajo, pero que ofrece a sus clientes coleccionar tickets de compra y entrar en un sorteo de 600 vuelos para "reencontrarte con tus seres queridos", forzados a emigrar, para que vuelvan a casa porque es... Navidad.


Seguir leyendo el artículo aquí.