16 de dezembro de 2015

Hoy a las 22;30, twitea para defender la salud pública



De aprobarse el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP), gran parte de la regulación que protege nuestra comida sería eliminada. Más organismos genéticamente modificados; miles de sustancias químicas actualmente prohibidas; ganado hormonado y alimentado con antibióticos. Piensa en los peligros para tu salud y la de tu familia que esto supondría.

Hace poco firmaste para pedir a los candidatos a las elecciones generales en España que se opongan al TTIP. Esta noche podrás actuar de nuevo y aportar otro granito de arena para que los principales partidos conozcan nuestra oposición a tratados comerciales que ponen nuestra salud en riesgo.

Esta noche miles de personas interesadas en temas culinarios seguirán el programa ‘Top Chef’ que se emite a las 22,30. En ese momento lanzaremos una acción viral en Twitter para alertar a su audiencia de los peligros que el TTIP supone para nuestra salud alimentaria.

Si conseguimos que mucha más gente se una a nuestra causa, los candidatos a las elecciones generales en España tendrán que escucharnos. 
@TopChefA3 #TopChef si #CocinasconTTIP los condimentos serán hormonas, pesticidas y cloro. Yo #VotoNOalTTIPhttp://bit.ly/1I8Bo1vrm

El TTIP forzaría a disminuir la regulación en la producción de alimentos en Europa para armonizarla con los estándares estadounidenses. Esto abriría la puerta a un sin fin de sustancias y prácticas peligrosas en la producción alimentaria en nuestro continente. Por ejemplo se podría aprobar el uso de la ractopamina, hormona que impulsa el crecimiento del ganado en Estados Unidos, actualmente prohibida en la UE, China y Rusia por sus efectos en la salud [1].

Como ya sabes, ahora llegan las elecciones generales en el Estado Español. Los candidatos tienen los oídos más afinados que nunca y tienen no solamente la obligación sino además el interés de escucharnos. Aprovechemos la oportunidad para hacer de esta amenaza una prioridad en sus agendas políticas. 


Más sustancias cancerígenas en nuestra comida cortesía del TTIP - firma si no las quieres http://bit.ly/1I8Bo1v #topChef#VotoNOTTIP
También puedes usar estos otros modelos de tuits; sólo tienes que pinchar sobre ellos para usarlos:



10 de dezembro de 2015

TTIP: el campo cerrado por defunción (Art35 films)

[clicar en la imagen para ver el documental]



Serie documental sobre el TTIP, el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, que negocian Estados Unidos y Europa. 

En este capítulo de 15', nos centramos en los efectos que su firma puede tener sobre el mundo rural y la alimentación, tanto para los productores como los consumidores.




Ni rosa ni azul




Esther Vivas

Y si vistiésemos a las niñas de azul y a los niños de rosa, ¿qué pasaría? ¿Por qué nos obcecamos en resaltar el sexo de nuestros bebés? ¿Es niña o niño? ¿Tan importante es? A los pequeños, por ahora, parece que no les importa. La “obsesión” de la sociedad por identificarnos y asociar a cada uno de los sexos unos patrones determinados de conducta, nos marca desde el minuto 0 de nuestra vida. De hecho, la pregunta más repetida a una embarazada es: ¿Esperas a un niño o a una niña? Y en función de su sexo puede que le regalen un tipo de ropita u otra y complementos de unos colores u otros. También, muy probablemente, las expectativas asociadas a ese nuevo bebé serán distintas.

Normativizadas desde el útero materno

La sociedad heteropatriarcal, nos otorga una serie de roles y funciones dependiendo de nuestros genitales. Nos normativizan ya desde muy pequeños, yo diría incluso desde el útero materno, construyendo un ideal de masculinidad y feminidad, con una clara diferencia y desigualdad entre sexos. A los hombres se les otorga un rol masculino, a las mujeres un rol femenino, con toda la carga social y cultural que ambos conllevan. No hay libertad para poder sentir, explorar, escoger y decidir. Estamos condicionados socialmente, y a menudo de la manera más sutil. La norma es la norma también en lo que al género se refiere. Pensamos algunas, ilusas de nosotras, que seremos capaces de combatirlo. No es tan fácil.

Seguir leyendo el artículo aquí.